7/11/2011

INTRODUCCIÓN

Seguro que te has acostumbrado a ver “siglo XX” o “siglo XXI”, o a leer “Capítulo III” y “Capítulo IV” en los libros. Estas letras, I, V y X, más otras cuatro, las usaban los romanos para escribir los números. Los romanos formaron un imperio que se extendía por casi toda Europa y el norte de África. Los pueblos sometidos aprendieron de ellos su modo de vida, sus costumbres, su lengua llamada latín, su escritura y también su sistema de numeración.
Tras la desaparición del Imperio Romano, en los siglos posteriores algunas de las cosas aprendidas de los romanos permanecieron, aunque fueron cambiando. Así nosotros, actualmente hablamos Castellano que es Latín evolucionado y al escribir seguimos utilizando letras latinas.
En la actualidad los números romanos tienen un conjunto limitado de usos: para nombrar los siglos, en los actos y escenas de una obra de teatro, en la designación de olimpiadas, congresos y certámenes, en la numeración de reyes, emperadores y papas, en inscripciones antiguas y en relojes antiguos, pero forman parte de nuestra historia y cultura y por eso es conveniente que los conozcamos.